Search

Cuando la ansiedad y su hermana (la preocupación) lleguen

En estos días me estaba sintiendo súper abrumada y súper cargada y preocupada con muchísimas cosas que tenía en mi mente.


Desde qué hacer para mi futuro y cómo llegar a ‘’ser algo’’ hasta cómo mejorar mis relaciones, cómo ser productiva y fiel con lo que Dios me dio… A parte de todas las cosas que están pasando en el mundo que tanto me estaban cargando; la persecución de los cristianos al rededor del mundo, lo que está pasando en Afganistán y todos hablando de cómo estamos ya a la puerta del fin del mundo y yo sin siquiera haber logrado ‘’nada’’ en la vida, «Ni siquiera me he casado, ¡Señor!» le decía a Dios je, je.

Pero todas estas cosas se me estaban acumulando en la mente y en el corazón de tal manera que me estaba hundiendo en la ansiedad y ni siquiera podía escuchar y mucho menos ver a Dios a través de los días.

Y, no fue hasta una noche que me estaba tan abrumada que sentí que, si no tomaba un tiempo a parte solo par escuchar a Dios y para derrochar mi corazón a Él, me iba a ahogar en la desesperación (la ansiedad).


Gracias al Señor me pude decidir a dejar a un lado mi agenda y todo lo que tenía que hacer la mañana siguiente para poder sentarme a hablar con Dios, no con la presión de terminar a una hora específica por el tiempo y las responsabilidades, pero tomar todo el tiempo que necesitara, porque entendí que primero está mi vida espiritual y luego todo lo demás (si la relación con Dios se perjudica, todo lo demás empieza a ir de mal a peor).


Así que tomé mi tiempo para hablar con Dios, y te digo, desde esa misma noche que decidí sacar el momento para Dios, Él empezó a hablar a mi corazón, no porque esa decisión lo hizo hablarme, pero porque al decidir soltar todo y enfocarme en Él pude escuchar lo que de seguro tenía un tiempo diciéndome, y pude encontrar paz.


Así que, luego de este pequeño testimonio que no sé si querías leer o no xD, te dejo tal cual lo que El Señor habló a mi corazón, esperando y orando que Dios pueda hablar al tuyo también.


When anxiety kicks in, remember this que Dios te dijo:


Mateo 6:25-34

Lucas 10:41-42

Mateo 11:28-30


No es que no te esfuerces

No es que no trabajes por las cosas

No es que te quedes en el aire dique haciendo nada

Pero es que no te preocupes por cómo van a suceder las cosas

No te preocupes por cómo va a llegar el dinero

Como van a crecer los proyectos familiares

Sobre la fecha para casarte y lo que se necesita

Cómo el libro se va a vender o las páginas y eso

En cómo esto y aquello…


Es que te enfoques en cada día buscar al Señor en oración y en su Palabra

Es que cada día hagas lo que te toca hacer ese día

Sin estar pensando en “cómo vas a conseguir algo de…”

Sino descansar en saber que El Señor que es tan poderoso y grande para crear el universo, es igual de poderoso y grande para proveer para ti y hacer que las cosas pasen cuando tengan que pasar


Es dejar de preocuparse por los detalles

Y por hacer que las cosas sucedan

Y confiar y tener fe que vendrán por añadidura porque uno sabe que DIOS SABE que lo necesitamos


Es no volverse loco como los incrédulos que no saben de qué van a vivir

Pero confiar en que Dios es que sostiene a uno y que no nos va a dejar en vergüenza ni en necesidad


Es no creer que el sueño o deseo que Dios puso en tu corazón es «muy difícil»

Es confiar que El mismo Dios que te los dio te va a ayudar a alcanzarlos


ES FE


Es disfrutar del viaje, de crecer en lo que Dios nos dio

En ser buenos administradores y eso

Pero de verdad en dejar de enfocarse y preocuparse por el futuro

Y solo hacer lo que Dios nos dijo que hiciéramos

Es seguir la visión, aunque no veamos de donde va a salir la provisión

Porque Dios se va a encargar de eso


Esos detalles le pertenecen a Dios

A uno lo que le toca es creer y sentarnos a sus pies a escucharlo, como María

Que cuando uno haga eso uno va a saber qué pasos tomar, porque lo estaremos escuchando directamente a Él y no a las miles de cosas que tenemos que hacer que al final nos agotan (como Marta)


Es seguir confiando y ya

Y dejarlo a Él trabajar

Es no querer controlar cada detalle

Pero dejar que Él se encargue


Así no nos cargamos ni cargamos a otros

Y así vivimos en fe, sabiendo que lo demás es añadidura y que llegará cuando tenga que llegar


Es aprender de Jesús que es manso y humilde de corazón (no ajetreado y preocupado y controlador) y así encontrar descanso en Él

Sabiendo que la carga que nos da es liviana, porque es Él que nos sostiene.

Es confiar en Dios y sonreír.


Esto es exactamente lo que escribí en mis notas, según Dios iba hablando a mi corazón, con faltas de puntuación y errores, súper crudo y real (aunque le para esta publicación obvié algunos datos personales que más luego compartiré haha).


Pero, así como Dios me dijo, te digo a ti:


Lee los versos, no solo les pases por arriba, búscalos y léelos de verdad.

A veces creemos que sabemos las cosas y que nos sabemos la Biblia, pero luego leemos algo que ya habíamos leído, pero la Palabra de Dios, siendo la espada que es, viene y nos confronta con esos mismos versos que pensamos que nos sabíamos ya. Así que si te sabes los versos, vuelve y léelos como sea. Yo los leí en la versión NTV de la Biblia, léelos en esa, es muy muy lindo y claro.


Y no es que de repente vas a dejar de preocuparte por todo, pero es que recuerdes estas cosas:


1. Dios no te dará mas de lo que puedas cargar y su carga es liviana para ti. Solo tu puedes encontrártela más pesada su te dejas llevar de la preocupación.

2. Dios sabe lo que necesitas y cuándo lo necesitas, no olvides al gran Dios al que sirves. Quizás no puedas confiar en tus esfuerzos o tus recursos, pero si puedes confiar en Dios que es mucho más grande.

3. Con esto no digo que no te esfuerces porque los esfuerzos son necesarios, pero es que por encima de todo eso saques el tiempo para dejarte guiar por el Señor. Que no solo leas y ores y ya, pero que saques un espacio para escucharlo hablar.

4. Y, cuando la preocupación llegue, recuerda llevarla a los pies de Jesús. Pudiéramos criticar a Marta por estar de ajetreada, pero al final ella hizo lo correcto, en vez de dejarse agobiar hasta dañar su corazón, fue y llevó su queja a Jesús y Jesús, con amor, le corrigió, así mismo hazlo tú.

5. Pero también recuerda que, si estás como María desde un inicio, a los pies de Jesús, escuchando lo que tienes que escuchar para saber qué hacer, no tienes porqué terminar agobiado y tan preocupado.

6. El futuro no cambiará por tu vivir preocupándote por él y estar como un loco o una loca haciendo muchísimas cosas para que ‘’te vaya bien’’. La forma de asegurarte de que te vaya bien es haciendo exactamente lo que dice el verso en Mateo 6, enfocándote en buscar primero a Dios y en vivir una vida justa (siguiendo el ejemplo de Jesús), y entonces Dios se encargará de guiarte al futuro y la esperanza que tiene para ti.

7. Deja de querer saber y controlar todos los detalles de todo, aprende a vivir la vida simple y en fe. Ten un poco más de fe en lo que Dios puede hacer contigo, pero también ten un poco más de fe en lo que Dios puede hacer con las personas y las situaciones que te rodean.

8. Sonríe y da gracias a Dios porque por encima de toda tu preocupación y de toda tu búsqueda de la perfección y tu deseo de saber y controlar todo (aunque no te des cuenta de esto, como yo je,je), Él te ama igual y, así como con Marta, te corrige con amor. Sabe que eres medio nervioso(a) así que te tiene paciencia hahaha.


Dios es muy bueno. Muy muy bueno.

Confía en Él.


Dios te bendiga, love.


#ConsejosCristianos #Confía #tenFe

18 views0 comments